La page est en train de chargement

¿Cómo financiar mis reformas?

Blog | Crédito | Miscelánea | Préstamo inmobiliario

Ya sea para reemplazar una vieja caldera, construir un balcón en casa, renovar el patio o comprar un sofá nuevo, necesitas tener una buena cantidad de dinero. En ese caso, ¡la financiación puede ser una buena idea! Sin embargo, ¿qué elegir? ¿Un préstamo para renovación o un préstamo hipotecario? Para cualquier tipo de trabajo o […]

Ya sea para reemplazar una vieja caldera, construir un balcón en casa, renovar el patio o comprar un sofá nuevo, necesitas tener una buena cantidad de dinero. En ese caso, ¡la financiación puede ser una buena idea! Sin embargo, ¿qué elegir? ¿Un préstamo para renovación o un préstamo hipotecario?

Para cualquier tipo de trabajo o renovación, ambas opciones son viables. El crédito hipotecario es prácticamente como una hipoteca inmobiliaria. ¿Qué pasa con el crédito para renovación? Comparemos un poco el préstamo para renovación con el préstamo hipotecario.

En ambos casos, las condiciones de concesión de crédito son idénticas. En el caso de una hipoteca, la respuesta del banco puede ser rápida si realiza su pedido al mismo tiempo que compra la propiedad. Por otro lado, el crédito hipotecario, cuando se utiliza en un proceso aislado de renovación, puede tardar varias semanas en otorgarse, a diferencia de un préstamo personal que es muy rápido.

Con respecto a las tasas de interés, en la hipoteca estas oscilan entre el 0,75% y el 2,5% en la actualidad, mientras que las tasas del crédito al consumo son al menos del 4,5%. A primera vista, la tasa hipotecaria parece más interesante, pero hay que tener en cuenta el período de amortización, que en la hipoteca es mucho más largo que en el crédito para renovación. La amortización de una hipoteca puede extenderse por 10, 30 meses o incluso de por vida, mientras que en el crédito para renovación, el vencimiento no puede exceder los 84 meses. Por lo tanto, es importante tener en cuenta no solo el interés aplicado, sino también el plazo de reembolso, ya que son los dos sumados que determinarán el costo real del préstamo. No dude en probar simulaciones en línea para verificar este costo real. Al final, verá que la hipoteca habrá costado más que el crédito al consumo en interés.

La otra ventaja del crédito personal o del crédito para renovación es la flexibilidad. Puede ajustar el monto y la frecuencia de los reembolsos de acuerdo con los cambios en su situación personal. Si desea, por ejemplo, reembolsar por adelantado, puede hacerlo, beneficiándose de una deducción del interés total. Además, a la hora de solicitar un crédito para renovación, no se solicitará como justificación ningún comprobante de compra ni factura, a diferencia de los trámites del préstamo hipotecario. En cuanto al límite del crédito para renovación, asciende a 150’000 CHF.

Para financiar sus paneles solares, rehacer su jardín, cocina o baños, elija un préstamo para renovación. El consejo de un profesional de crédito le ayudará a tomar esta decisión. Él podrá informarle de las diferentes posibilidades, teniendo en cuenta su caso concreto, y asesorarle sobre la mejor solución económica posible. Todo para que pueda corregir su situación financiera y conseguir su préstamo para renovación.

Esperamos que esta información le haya resultado útil y gracias por acompañarnos.

Artículo elaborado por Münür ASLAN, Director de Cashflex MultiCredit Sàrl.